Había una vez una niña muy intranquila y molestosa llamada Rita. Tenía el cabello largo y una sonrisa que hacía brillas sus ojos pícaros y desobedientes. Su piel reflejaba la unión del mestizaje y su boquita, irrespetuosa a tal extremo, tenía a sus padres sin saber cómo controlarla. Su maestra en la escuela decía que ella debía mejorar su comportamiento y rendimiento en el aula, o de lo contrario, no aprobaría el curso.

- En la casa, su comportamiento era igualmente insoportable. No tendía su cama ni se cepillaba los dientes; no hacía las tareas ni se comía los alimentos que su madre le preparaba.
Al despedirse una mañanita de sus padres y seguir rumbo a la escuela, su madre le preguntó:
-Ven Ritita, mi hija, espera, ¿te comiste todo el desayuno?
-Es avena y te he dicho que a mí no me gusta la avena -dijo sin ninguna contemplación.
- En el acto, la madre buscó una banana madura y le pidió que se la comiera, así estaría más alimentada y para asimilar mejor las clases.



Rita no le hizo caso a su madre y dejó caer la fruta en la calzada de la siguiente esquina para que ella no la viera.
Cuando iba llegando a la escuela sintió el peso de su desobediencia, se moría de hambre. Tuvo que esperar hasta al hora del recreo e insistirle a sus compañeritos que la convidaran con un poco de merienda de la que ellos habían llevado. Al fin Julia le regaló un paquete de galletitas. Rita, como de costumbre, al terminar de comérselas, tiró la envoltura en el piso del patio escolar y todos le gritaron:
-¡Basu Rita! ¡Basu Rita! ¡Basu Rita!

 


Los compañeros de la escuela la llamaban así porque ella era muy indisciplinada y parecía no saber lo que era un cesto de basura por más que se lo explicaban. Cada vez que la veían tirar papeles al suelo se lo repetían, pero la niña no se inmutaba. El tercer grado era el más sucio de toda la escuela por culpa de Basu Rita.
De regreso al hogar, sin saber cómo, pisó la banana .que ella misma había lanzado al suelo. Cayó dando vueltas y adolorida entró a su casa. Su padre acababa de llegar del trabajo y la recibió con sorpresa:
-¡Mi hija, qué te ha pasado!
-Papi, pero sólo fue una basurita que tiré al suelo, una muy pequeña. ¡No es justo que me haya pasado esto!

-Rita se quejaba como podía con su boca rota y, sin consuelo, llora en los brazos de su padre. En el fondo, entiende como un castigo los golpes que recibió por su mal comportamiento.
El padre la llevó al interior de su hogar y la madre la curó con todo el amor que la caracterizaba, sin importar los desplantes de su hija.
Después, cuando ya Rita estaba acostada en su camita y con menos dolor, su padre quiso explicarle.

-Querida, ¿ves esta lata que tengo en las manos? ¿Sabes qué es?
-Creo que es una alcancía, papá -contestó a pesar del dolor.
Luego, el padre sacó del bolsillo una gran cantidad de pequeñas monedas y las introdujo una a una hasta llenar la lata. Al concluir él le pregunta si ha comprendido la acción.
-Sí, papá, llenaste la alcancía con las monedas.

El intentaba explicarle que eso no era todo lo que quería enseñarle y prosiguió: -A pesar de que las monedas son tan pequeñas llenaron la . alcancía porque eran muchas.
-Tú, Rita, tirando basurita a basurita puedes llegar a inundar la ciudad. Ahí tienes el ejemplo de lo que hasta hoy has hecho: tu aula es la más desagradable de toda la escuela, gracias a ti. Tu habitación es un desastre que tiene loca a tu madre. A mí no me obedeces. Podrás decir que eres sólo una niña inquieta y desordenada, pero el día de mañana terminarás siendo una de esas personas que tiran basura desde sus vehículos o mientras caminan por las calles, simplemente porque sí, para después quejarse de que las calles están repletas de mugre.


E
l padre no pronunció ni una palabra más.
A Rita el sentimiento de culpa le cambió el corazón.
Durmió y a la mañana siguiente:
-¡Buenos días, madre! -mientras le daba un beso.
La. señora, muy extrañada, se limitó a sonrojarse. Ritita fue en busca de su padre, y a pesar del dolor que tenía, le dio un fuerte abrazo y le dijo:
-¡Padre, ayer me diste la lección de mi vida!

La niña fue a la cocina y bebió todo el jarro de avena del desayuno y parecía que era la primera vez que la probaba, porque hasta le gustó. Al llegar a su escuela ese día, resultó la primera voluntaria en recoger los desperdicios y pidió perdón a sus compañeritos por haber sido tan mal camarada.
Hubo mucha sorpresa, pero le creyeron y la perdonaron.
Rita cambió su actitud y sus malos hábitos pero no pudo cambiar el apodo que aún algunos niños le gritan en señal de atención al iniciar sus labores de limpieza en la escuela:
-¡Basu Rita! ¡BasuRita!¡Basu Rita!
Con su ejemplo, la niña Rita estimuló a muchos otras personas y el buen comportamiento de todos contribuye a que el mundo sea más limpio y respirable.
 

 

Ilustración: José Heriberto Sánchez

 

Compilación "Cuentos Ecológicos"

Tomás Castro Burdiez

 

 

 

Página Principal / Agradecimientos / Algo de Mi / Fotos /

Fondos / Midis  / Letras de Canciones / Fuentes

 Marcos Para Fotografías / Marcadores de Libros

 Juegos de Tarjeta y Sobres / Identifica tus Regalos / Tarjetas de Felicitación

Invitaciones / Etiquetas potes de Cocina / Etiquetas para libros

Para Tus Notas / Sobres para cds / Certificados y Diplomas /

Bingo Baby Shower / El Primer Album del Bebé / Portadas de Revistas

Tutoriales / Mis Poemas / Sólo Para Niños /

Mi Hermano, Héroe de la Historia Dominicana

Recetas / Libro de los Valores

Contáctame / Firma mi Libro